sábado, 1 de septiembre de 2007

Luchando por la bendición

Vivir en victoria, ¿Cómo se consigue?...
Lo veremos apoyados en el Salmo 119 (de la Biblia)


Sal.119
"1 Bienaventurados los perfectos de camino, Los que andan en la ley de Jehová. 2 Bienaventurados los que guardan sus testimonios, Y con todo el corazón le buscan; 3 Pues no hacen iniquidad Los que andan en sus caminos. 4 Tú encargaste Que sean muy guardados tus mandamientos. 5 ¡Ojalá fuesen ordenados mis caminos Para guardar tus estatutos! 6Entonces no sería yo avergonzado, Cuando atendiese a todos tus mandamientos. 7 Te alabaré con rectitud de corazón Cuando aprendiere tus justos juicios. 8 Tus estatutos guardaré; No me dejes enteramente"
"169 Llegue mi clamor delante de ti, oh Jehová; Dame entendimiento conforme a tu palabra. 170 Llegue mi oración delante de ti; Líbrame conforme a tu dicho. 171 Mis labios rebosarán alabanza Cuando me enseñes tus estatutos. 172 Hablará mi lengua tus dichos, Porque todos tus mandamientos son justicia. 173 Esté tu mano pronta para socorrerme, Porque tus mandamientos he escogido. 174 He deseado tu salvación, oh Jehová, Y tu ley es mi delicia. 175 Viva mi alma y te alabe, Y tus juicios me ayuden. 176 Yo anduve errante como oveja extraviada; busca a tu siervo, Porque no me he olvidado de tus mandamientos"

El Sal.119 Es la oración de un creyente que se había apartado en algunas cosas del mandamiento del Señor, está en la lucha de afirmar sus pasos y su clamor fue inspirado por el Espíritu Santo y quedó registrado en la Biblia para que saquemos enseñanzas que nos ayuden a tomar la victoria para nuestras vidas.
Este creyente tenía temor de Dios:
Sal.119.120 "Mi carne se ha estremecido por temor de ti, Y de tus juicios tengo miedo"
Y además, era conocedor de la Palabra del Señor:
Sal.119.152 "Hace ya mucho que he entendido tus testimonios, Que para siempre los has establecido"
Aún cuando había caído tenía celo por las cosas de Dios:
Sal.119.136 "Ríos de agua descendieron de mis ojos, Porque no guardaban tu ley"
Sal.119.139 "Mi celo me ha consumido, Porque mis enemigos se olvidaron de tus palabras"
Sal.119.158 "Veía a los prevaricadores, y me disgustaba, Porque no guardaban tus palabras"

NOSOTROS TENEMOS QUE SER CREYENTES VICTORIOSOS... Y VAMOS A REVISAR LA MANERA EN QUE UN SIERVO DE DIOS LUCHÓ ESPIRITUALMENTE PARA LOGRARLO:

1. EL SIERVO DE DIOS RECONOCIÓ SU PECADO DELANTE DE DIOS:

1.1 RECONOCIÓ QUE SE HABÍA DESCARRIADO:
Sal.119.176 "Yo anduve errante como oveja extraviada; busca a tu siervo, Porque no me he olvidado de tus mandamientos"

1.2 RECONOCIÓ QUE HABÍA SIDO HUMILLADO:
Sal.119.67 "Antes que fuera yo humillado, descarriado andaba; Mas ahora guardo tu palabra"

1.3 RECONOCIÓ QUE LA AFLICCIÓN LA MERECÍA:
Sal.119.75 "Conozco, oh Jehová, que tus juicios son justos, Y que conforme a tu fidelidad me afligiste"

1.4 RECONOCIÓ QUE SUS CAMINOS DEBÍAN SER ORDENADOS:
Sal.119.5 5 "¡Ojalá fuesen ordenados mis caminos Para guardar tus estatutos!"
Sal.119.133 "Ordena mis pasos con tu palabra, Y ninguna iniquidad se enseñoree de mí"

1.5 RECONOCIÓ QUE LO ALCANZÓ ABATIMIENTO Y ANSIEDAD:
Sal.119.25,28: "25Abatida hasta el polvo está mi alma; Vivifícame según tu palabra" "28 Se deshace mi alma de ansiedad; Susténtame según tu palabra"

1.6 RECONOCIÓ QUE LE DOMINÓ LA AFLICCIÓN Y ANGUSTIA:
Num Sal.119.107 "Afligido estoy en gran manera; Vivifícame, oh Jehová, conforme a tu palabra"
Sal.119.143 "Aflicción y angustia se han apoderado de mí, Mas tus mandamientos fueron mi delicia"

2. EL SIERVO DE DIOS RECORDÓ PRINCIPIOS QUE MUEVEN A DIOS:

2.1 RECORDÓ QUE LA DESOBEDIENCIA TRAE MALDICIÓN:
Sal.119.21 "Reprendiste a los soberbios, los malditos, Que se desvían de tus mandamientos"

2.2 RECORDÓ QUE LA DESOBEDIENCIA HACE INSENSIBLE:
Sal.119.70 "Se engrosó el corazón de ellos como sebo, Mas yo en tu ley me he regocijado"

2.3 RECORDÓ QUE DIOS CASTIGA A LOS REBELDES:
Sal.119.118 "Hollaste a todos los que se desvían de tus estatutos, Porque su astucia es falsedad"

2.4 RECORDÓ COMO SE ALCANZA LIMPIEZA ESPIRITUAL:
Sal.119.9 "¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra"

2.5 RECORDÓ QUE LA OBEDIENCIA ABRE EL ENTENDIMIENTO:
Sal.119.100 "Más que los viejos he entendido, Porque he guardado tus mandamientos"

2.6 RECORDÓ QUE CON LOS MANDAMIENTOS SE ALCANZA INTELIGENCIA:
Sal.119.104 "De tus mandamientos he adquirido inteligencia"

2.7 RECORDÓ QUE LA SUMA DE LA PALABRA DE DIOS ES VERDAD:
Sal.119.160 "La suma de tu palabra es verdad, Y eterno es todo juicio de tu justicia"

2.8 RECORDÓ QUE LA OBEDIENCIA NOS HACE BIENAVENTURADOS:
Sal.119.1-2 "Bienaventurados los perfectos de camino, Los que andan en la ley de Jehová. Bienaventurados los que guardan sus testimonios, Y con todo el corazón le buscan"

3. EL SIERVO DE DIOS ASUMIÓ UN COMPROMISO DE OBEDIENCIA:

3.1 COMPROMISO DE NO OLVIDAR LOS MANDAMIENTOS:
Sal.119.15-16 "En tus mandamientos meditaré; Consideraré tus caminos. 16 Me regocijaré en tus estatutos; No me olvidaré de tus palabras"
Sal.119.93 "Nunca jamás me olvidaré de tus mandamientos, Porque con ellos me has vivificado"

3.2 COMPROMISO DE OBEDECER LOS MANDAMIENTOS DE DIOS:
Sal.119.34 "Dame entendimiento, y guardaré tu ley, y la cumpliré de todo corazón" Sal.119.112 "Mi corazón incliné a cumplir tus estatutos de continuo, hasta el fin"
Sal.119.115 "Apartaos de mí, malignos, Pues yo guardaré los mandamientos de mi Dios"

3.3 COMPROMISO DE ORAR Y MEDITAR EN DIOS:
Sal.119.146-148 "A ti clamé; sálvame, Y guardaré tus testimonios. Me anticipé al alba, y clamé; Esperé en tu palabra. Se anticiparon mis ojos a las vigilias de la noche, Para meditar en tus mandatos"

3.4 COMPROMISO DE ALABAR A DIOS CONSTANTEMENTE:
Sal.119.164 "Siete veces al día te alabo A causa de tus justos juicios"

3.5 COMPROMISO DE ALEGRARSE EN LOS MANDAMIENTOS DE DIOS:
Sal.119.117 "Sosténme, y seré salvo, Y me regocijaré siempre en tus estatutos"
Sal.119.162 "Me regocijo en tu palabra Como el que halla muchos despojos"

CONCLUSIÓN:
Sigamos el ejemplo de este varón de Dios, clamemos a Dios para que nos levante espiritualmente y para que podamos cumplir sus mandamientos con todo el corazón. Luchemos por tomar la bendición de la victoria y para que la maldición no nos alcance.